junio 22, 2024

No más ratas

Un México libre es un México sin PRi

Avala INE investigar transacciones de 390 mil dólares a favor de Verástegui

El consejo general del Instituto Nacional Electoral (INE) determinó dar vista a las autoridades hacendarias y financieras del país para que investigue las transacciones desde el extranjero por 390 mil dólares (unos 6.9 millones de pesos) en favor de Eduardo Verástegui, aspirante a la candidatura presidencial por la vía independiente.

Además, se ordenó dar vista a la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral (UTCE) del INE por la existencia de propaganda en su favor por parte de una organización religiosa, del sitio “Mundo Católico TV”.

A nivel de multa solo se le impuso una sanción de 144 mil pesos, aunque la sanción original era de 1.3 millones, esta se reduce por los ingresos reportados; Verástegui declaró que gana 5.8 millones al año.

Al inicio de la sesión de Consejo General, en la que serán aprobados los primeros dictámenes de fiscalización de precampañas, correspondientes a 10 entidades y los independientes, el consejero Martín Faz refirió que “estamos ante un caso que podría no solo constituir una aportación de una entidad prohibida por la normatividad electoral, sino incluso ante una posible intervención de extranjeros”, lo cual está prohibido por la ley electoral”.

Aunado a ello, puntualizó, “tendríamos que valorar la intencionalidad del aspirante en ocultar información de las aportaciones a su campaña, mediante el testado de su cuenta”.

Tras la ronda de comentarios de los consejeros, el acuerdo aprobado señala: «dar vista al Servicio de Administración Tributaria y a la Unidad de Inteligencia Financiera (de la Secretaría de Hacienda) respecto de los recursos transferidos desde el extranjero, referencia José Eduardo Verástegui Córdova y Miguel Angel Hernández».

Información oculta 

Verástegui argumentó que son recursos propios y exhibió extractos de una cuenta bancaria extranjera aperturada a su nombre desde la que se hicieron las transferencias de octubre a noviembre pasado.

El caso reveló además que en los estados de cuenta aparecen las transferencias materia de la observación en el dictamen, pero el resto de información financiera fue testada de tal forma que no era posible observar el saldo promedio ni el balance inicial o final del periodo ni los conceptos ni montos del resto de los movimientos. Para justificar el tachado, Verástegui argumentó razones de seguridad.

Sin embargo, añadió Faz, en el archivo digital se pudo observar que “en el estado de cuenta de diciembre, el aspirante recibió una transferencia de 75 mil dólares proveniente de una consultora política con sede en Miami, Florida, denominada “Partner 305 LLC”.

“Así parece que es a partir de ese fondeo, de una empresa extranjera a la cuenta en Estados Unidos del aspirante Verástegui, que éste pudo realizar una transferencia de 50 mil dólares hacia la asociación civil en México que constituyó para administrar los recursos usados en la recolección de firmas”, dijo el consejero.

Un caso similar ocurre con un segundo estado de cuenta de octubre, “donde la misma empresa transfirió la considerable cantidad de 450 mil dólares a la cuenta del aspirante, desde donde ese mismo día se transfirieron 340 mil dólares para fondear a su asociación civil en México”.

“En ninguno de los dos casos el aspirante contaba con fondos iniciales suficientes para realizar las transferencias que fueron a dar a su campaña en búsqueda de apoyo. Además, según la capacidad socieconómica declarada al INE, tendría que haber aportado más de un año de sus ingresos, situación que genera ciertas dudas sobre el verdadero origen de los recursos aportados”.

En otro caso también se apuntó que un aspirante independiente al Senado por Puebla, Miguel Angel Hernández Cuaya, recibió una aportación de 30 mil pesos de una persona extranjera; adujo que eran sus recursos y que los recibió desde una cuenta de su esposa.

En ese contexto, Faz – y luego lo secundaron otros consejeros- el INE debe “ser contundente” frente a la recepción de apoyo económico proveniente de extranjeros o fuentes prohibidas.