junio 22, 2024

No más ratas

Un México libre es un México sin PRi

EU inicia nuevo proceso migratorio para ponderar unas 400 mil peticiones pendientes de asilo

El gobierno de Estados Unidos puso en marcha a partir de este martes un proceso más raudo para procesar y ponderar las solicitudes de asilo de decenas de miles de inmigrantes centroamericanos y de otros países.

El Departamento de Seguridad Interior informó que el objetivo es resolver el rezago de unas 400 mil solicitudes de asilo que no han sido resueltas en cortes federales migratorias, el nuevo proceso será canalizado por oficiales de inmigración y no solamente por jueces.

La nueva modalidad entra en dos puntos fronterizos del estado de Texas, en donde los migrantes centroamericanos peticionarios de asilo podrán acudir a las garitas migratorias en donde los oficiales del Departamento de Seguridad Interior valorarán el caso de los solicitantes.

La prerrogativa de dar validez a la petición de asilo que puede ser por violencia doméstica, explotación sexual, temor al crimen organizado y desplazamiento forzado entre otros aspectos, recaerá en el agente de inmigración estadunidense que reciba al peticionario.

Al ser aceptada la solicitud de asilo, el peticionario o peticionarios serán admitidos a Estados Unidos y ya no regresados a México como ocurría con el programa «Quédate en México», instrumentado por el gobierno del expresidente estadunidense, Donald Trump.

El cambio en la estrategia permitirá a los solicitantes de asilo quedarse en Estados Unidos mientras se resuelva su caso, en una especie de periodo de gracia durante el cual el inmigrante y familiares podrán quedarse sin temor a ser deportados.

Los migrantes cuyas solicitudes de asilo sean aceptadas en su primera etapa bajo el juicio del agente de inmigración, si tienen familiares o amigos que viven en Estados Unidos tendrán la oportunidad de vivir con ellos e incluso trabajar, aunque no bajo un permiso laboral oficial.

El cambio del proceso de las solicitudes de asilo aliviará la problemática migratoria centroamericana para el gobierno mexicano, el cual por imposición de Trump se hacía cargo de los costos económicos de la permanencia y seguridad de los peticionarios.

Hasta la puesta en vigor de este nuevo proceso de solicitudes de asilo, los migrantes centroamericanos que presentaban sus peticiones y eran aceptadas, eran enviados a México donde permanecían a espera de la solución de sus casos, lo que en una corte federal migratoria en promedio tarda entre 4 y 6 años para resolver y emitir un fallo.

Vía: Proceso