junio 25, 2024

No más ratas

Un México libre es un México sin PRi

López Obrador ordena que el Ejército se encargue del mantenimiento de las carreteras federales

El presidente López Obrador ha ordenado que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) se encargue del mantenimiento de las carreteras federales y ha insistido en que dichas labores se lleven a cabo este mismo año, antes de que termine su Gobierno. Esta es la confirmación de una instrucción que el mandatario había anunciado en los primeros días del año, cuando aseguró que al término de las obras del Tren Maya, en el sureste mexicano, ingenieros y personal militar apoyarían a restaurar las vías federales que requirieran de mantenimiento. Con esta decisión, confirmada en un oficio que ha sido filtrado a medios de comunicación, el Ejecutivo de López Obrador le entrega al Ejército una tarea más dentro de las ya acumuladas en distintos ramos de la vida económica del país.

Un documento filtrado a medios de comunicación (el oficio número 03151/2989, con fecha del 20 de enero pasado) dirigido al secretario de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes, Jorge Nuño Lara, detalla la petición del coronel Francisco Javier Gutiérrez Sosa, subdirector de la Dirección General de Ingenieros, que le solicita información sobre los proyectos de mantenimiento carretero para este 2024: “Aprovecho la ocasión para hacerle de su conocimiento la instrucción girada por el Ejecutivo Federal, en la cual manifiesta que la Secretaría de la Defensa Nacional apoye en la reparación de carreteras, las cuales así lo requieran. (…) Se solicita remitan proyectos carreteros, priorizando que el periodo de ejecución de referidos trabajos se lleven a cabo dentro de la presente administración”, señala el documento. También, se le pide a Nuño Lara que entregue la información solicitada “a la brevedad posible”.

Este lunes, el mandatario ha aprovechado la conmemoración del día del Ejército mexicano, para confirmar que miembros de la Sedena ya se encuentran en distintas vías apoyando en las tareas indicadas: “Nos están ayudando los ingenieros militares con la rehabilitación y el mantenimiento de 1.157 kilómetros de caminos rurales y alimentadores, 1.115 kilómetros de carreteras federales en el sur sureste en Campeche, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, porque la piedra que se usa para colocar los rieles del Tren Maya es una piedra especial (…). Y se trasladó mucho balasto desde los Tuxtlas. Y se afectaron los caminos y ahora los ingenieros militares, antes de concluir el Tren Maya, van a hacerse cargo de darle mantenimiento a todas las carreteras del sureste”, dijo, desde su conferencia en el Estado de Puebla.

López Obrador saluda a ingenieros militares en la construcción del aeropuerto internacional de Tulum, en septiembre de 2023.
López Obrador saluda a ingenieros militares en la construcción del aeropuerto internacional de Tulum, en septiembre de 2023. CUARTOSCURO

La decisión del presidente López Obrador responde a que durante las labores de construcción del Tren Maya, algunas carreteras sufrieron daños por la naturaleza de los materiales transportados: “Como se usaron mucho las carreteras para el traslado de piedras y de balastro y quedaron algunas en mal estado, las vamos a mejorar antes de irnos, este año. Es una instrucción que trasmití al secretario de Defensa para que los ingenieros militares emprendan acciones para el mantenimiento de las carreteras”, dijo el pasado 2 de enero.

La cancelación de licitaciones para las vías federales

Hace solo unos días, la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), comenzó a informar a empresas interesadas en participar en las licitaciones nacionales para el programa de reconstrucción y conservación de carreteras que dichos concursos se cancelaban debido a que los recursos destinados para los procesos en este año (unos 11.000 millones de pesos) habían sido reservados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), según ha corroborado, a través de consultores y constructores, el diario El Economista.

Estas cancelaciones han levantado la suspicacia y las dudas sobre lo que seguirá y en cómo serán usados los recursos. Este mismo lunes, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) —que representa a unas 9.000 empresas del sector de la construcción en México— ha publicado un pronunciamiento en el que se dice “profundamente preocupada” por la decisión de cancelar las licitaciones del Programa Nacional de Conservación de Carreteras, 2024: “el buen mantenimiento de la red nacional de carreteras es base para el desarrollo de la economía del país (…) La CMIC reitera su compromiso permanente de colaborar con el Gobierno para garantizar el mantenimiento de la infraestructura nacional, la generación de empleo y el fortalecimiento de la economía”, dicen.

La Federación Mexicana de Colegios de Ingenieros Civiles también ha levantado la voz, y ha pedido al Gobierno que retome los procesos de licitación para que se lleven a cabo las obras que son necesarias para garantizar el mantenimiento de las carreteras, y llamaron a las autoridades que “en el mínimo ejercicio de sus facultades” reinicien los procesos.

El Gobierno de López Obrador se ha caracterizado por encomendar las grandes tareas del país a los militares: de la construcción de una línea ferroviaria a un aeropuerto; la militarización de puertos y aduanas; la fabricación de sus propios cascos y materiales. Además, el pasado 6 de febrero, López Obrador mandó al Congreso un amplio paquete de reformas para que la Guardia Nacional pase a manos de la Sedena, un capítulo más de sus aspiraciones por darle a los militares el monopolio del control en tareas que transitan por todo el espectro de la vida económica en México.